Los mercados de abasto son, además de espacios de comercio de productos alimenticios por excelencia, puntos de encuentro entre la gente, su cultura y su comida. Su función original de intercambiar productos puede verse día a día en cada rincón de nuestro territorio. En el Perú existe gran cantidad de mercados de abastos (locales, municipales y regionales), pero en ellos no se puede percibir un patrón de calidad integral relacionado con la salubridad, seguridad, condiciones de conservación de alimentos perecibles, congestión en el tránsito, entre otros.

 

Por otro lado observamos que en Lima no se aprovecha la relación entre el habitante con su Océano Pacífico; en ciertas porciones del acantilado de la Costa Verde el tratamiento urbano no permite al ciudadano vincularse con la belleza de su horizonte. Tal es el caso de la zona de la bajada San Martín, donde se ubica el actual mercado de San Isidro.

 

Estas dos brechas identificadas son oportunidades para recuperar la memoria histórica y geológica del mercado convirtiéndolo en el Nuevo Mercado de Productores, un espacio que busca integrar gastronomía, cultura y arte peruano. Con nuestro proyecto proponemos revalorizar el mercado, convirtiéndolo un espacio cívico que resalte tanto por calidad arquitectónica, como por el impacto en el entorno, la relación con el espacio público y el vínculo entre el productor y el ciudadano o visitante.

 

Sumado a ello se modela una arquitectura con identidad arraigada al contexto próximo en el que se ubica y que permita devolverle a la ciudad una nueva visual y conexión hacia el litoral costero.

NUEVO MERCADO DE SAN ISIDRO

Una propuesta de espacio cívico en el acantilado de San Isidro.

Urbanismo

(2019)

Gramma Arquitectura